En pocas palabras...

  26-07-2016      Diseño gráfico, Comunicación

El diseño gráfico se ha adaptado a cada avance tecnológico, generando nuevas alternativas visuales y comunicativas. Hoy en día, el diseñador debe manejar un lenguaje interactivo que comunique objetivamente con pocos elementos visuales y por si fuera poco aplicar los conocimientos de estética, legibilidad y leibilidad.

La labor del diseñador consiste en comunicar visualmente de manera que se capte el mensaje, por el mayor número de personas posible. El mensaje ha de ser conciso, objetivo y fácilmente entendible. El diseñador no debe caer en los trucos efectistas que ofrece el software, ya que ocultan un gran vacío conceptual que normalmente da lugar a una una solución estéticamente correcta pero conceptualmente floja.

Dicho esto, creo conveniente citar R, Pelta (2004), Diseñar hoy: “Hay diseñadores que aluden a los recuerdos de los lectores/usuarios, estimulan sus sentimientos y sus sensaciones y, en definitiva, intentan establecer una relación lo más directa posible entre el público y los productos; una relación en la que este tenga un papel activo. Se trata, entre otros aspectos, de provocar en el usuario una respuesta emocional que facilite la comprensión del mensaje, pero que por supuesto tampoco ha pasado desapercibida al marketing, ya que es lo que permite mantener la fidelidad de ese consumidor”.

De cara a consumidores/empresas, la linea gráfica comunicativa deja de ser un valor añadido y se convierte en un punto esencial dentro de cualquier negocio. Se debe conseguir una forma propia, con la que dirigirse al consumidor, buscando la empatía para lograr la fidelización.

En pocas palabras “el diseño y la comunicación visual de un producto/servicio, es una de las principales cuestiones a plantearse cuando buscas diferenciación y ser competitivo”

#Compartir